Tu navegador no soporta el uso de javascript y por lo tanto muchas de las funcionalidades de esta web no estarán disponibles. Somos Vivienda - ¿Cómo preparar tus plantas para el verano?
15/06/2021 - ¿Cómo preparar tus plantas para el verano?

 

 

 

 

A todos nos encantan las plantas en casa, por los numerosos beneficios que aportan al hogar, tanto los estéticos como para la salud.

Una casa llena de plantas y flores mola pero cuidar de todas ellas no mola tanto.

Estamos seguros que, cuando llega el verano, la gran mayoría de tus plantas están pochas, con hojas amarillentas y llorando porque quieren sobrevivir.

No es culpa tuya. Cuidar plantas de interior en los meses más calurosos del año no es una tarea fácil y nadie te ha enseñado. Nadie hasta ahora.

Lo ultimo que queremos este verano es que nuestran plantas pierdan vitalidad o peor aún, mueran. Por eso te dejamos estos consejos simples que te ayudarán a mantenerlas vivitas y coleando.

 

 

 

 

 

1. Es necesario cuidar la incidencia del sol sobre las plantas. ¡Pueden sufrir daños irreparables!

Vigila en que no reciban los rayos solares tras haber sido regadas. ¿Por qué? Pues por el efecto lupa, que se crea por el agua que se deposita sobre las hojas y que incrementa la acción de los rayos del sol.

2. También tienes que tener mucho ojo con un riego excesivo. Parece broma pero es mucho más fácil que una planta se muera por un exceso de agua que por falta de ella. Así que te recomendamos que añadas el agua en el plato de las macetas (para que la planta vaya chupando cuando lo necesite) que regarla directamente.

Trucos y consejos respecto al riego:

3. Para regar la cantidad de agua adecuada, debes calcular la frecuencia la temperatura y sequedad del ambiente y el tamaño de las macetas (las más pequeñas requerirán un riego diario). Te recomendamos que te informes del cuidado específico de cada una de tus plantas para mantenerlas en buen estado.

4. Para evitar las quemaduras en las hojas y hacer que la tierra se mantenga más tiempo húmeda, riega o a primera hora de la mañana o al atardecer, pero nunca en las horas centrales del día, que hace demasiado sol.

5. El agua sobrante que eliminan los tiestos arrastra buena parte de los nutrientes que la planta necesita para vivir. Coloca platos o cuencos debajo de los tiestos para que no se desperdicie y así poder regar con esta agua el resto de las plantas. 

6. Es preferible regar de manera más espaciada y profunda que frecuente y superficial, ya que así permites que las raíces se desarrollen en profundidad (buscando la humedad de las capas más profundas) y también acostumbras a las plantas a soportar un cierto grado de sequía (¡esto las hace más resistentes!). Lo ideal es echar el agua con lentitud, para suministrar una buena cantidad sin que la tierra se encharque.

7. Evita siempre, siempre, siempre regar con agua calcárea. Es decir, agua con cal. Si el agua de tu localidad contiene cal (es lo más probable), échale un chorro de vinagre o déjala reposar durante la noche en un cubo al que habrás añadido un buen puñado de turba (combustible fósil rico en carbono).

8. Limpia las plantas para eliminar el polvo y la suciedad que no las deja respirar. PUlverízalas con agua jabonosa y aclara luego. También es necesario que quites las hojas y flores secas, porque absorben agua y hacen que la planta «viva» no se pueda desarrollar. 

9. Hay que tener mucho cuidado con las plagas y enfermedades típicas del calor. ¡No queremos que las plantas se nos mueran! Lo mejor es aplicar regularmente los tratamientos adecuados contra parásitos, así como el insecticida y los fungicidas. Eso sí, realiza estos tratamientos en las horas menos cálidas del día.

10. Para un mejor riego, te recomendamos que escojas macetas cerámicas o de otro material transpirable, así como un sustrato ligero y bien aireado.

Trucos y consejos respecto al abono:

El abono es un producto que contiene fósforo (P), potasio (K), nitrógeno (N) y sales minerales en proporción adecuada a las plantas. Es totalmente imprescindible para poder mantener la fertilidad de la tierra, especialmente en primavera y verano, que es la época en que las plantas crecen más.

En los meses de verano es cuando la gran mayoría de plantas necesitan una mayor cantidad de nutrientes, debido a que están en su etapa de floración. Por eso, se deben aplicar más abonos y fertilizantes que en el resto del año.

11. El mejor abono a usar en macetas interiores son los fertilizantes líquidos que se añaden cada quince o veinte días al agua de riego. ¡Ojo, mucho cuidado! Ni se te ocurra sobrepasar la dosis indicada porque quemarías la planta. ¡Y seguro que no quieres hacer eso!

12. Puedes usar como abono el agua de cocer huevos duros o verduras, ya que contiene muchos elementos minerales beneficiosos para las plantas. ¿A que no lo sabías?

13. Cuando transplantes una planta, deja pasar un mes antes de echarle abono. No preguntes, hazlo. 

Otros trucos TOP

14. Los cambios bruscos de temperatura o las corrientes de aire (típicas en verano) son otro problema muy habitual para las plantas de interior, que hacen que pierdan sus hojas. Sería ideal que la temperatura de tu casa estuviera entre 15 y 25ºC. Menos o más será perjudicial para tus plantas.

15. Es muy recomendable no colocar las plantas cerca de las paredes de tu casa, ya que estas irradian calor cuando están expuestas a altas temperaturas.

16. Otro truco para impedir que las macetas absorban mucho calor en verano es recubrirlas con tela de brezo. Además, si tu querida planta debe quedar expuesta a los rayos de sol durante algunos momentos del día, puedes colocar el tiesto en el interior de otro más grande. Lo hacemos para que el tiesto grande sea el que reciba el calor más intenso y el de dentro quede protegido por su sombra.

Somos Vivienda Ourense


Somos Vivienda Vigo

Horario de Oficina

Mañanas de 10:00 a.m. a 14:00 p.m.

Tardes de 16:30 p.m. a 20:30 p.m.



Redes sociales Somos Vivienda

Ourense -

Vigo -

© 2021 Somos Vivienda